Remodela tu casa

La remodelación es necesaria para cambiar la apariencia de un hogar; este proceso puede ser desagradable y estresante, pero si se logra crear una buena planificación, es decir, conocer cada parte de la estructura en detalle, la remodelación del hogar puede fluir en tiempo y forma.

No es necesario ser un experto para realizar esta inversión en un hogar, pero sí es necesario entender los procesos y pasos para la remodelación porque el esfuerzo en términos de tiempo y dinero debe ser maximizado. Una de las mejores maneras de hacerlo es entender las etapas de la obra, para poder tener control sobre qué y cómo se hace el trabajo, así como hacer demandas informadas.

Con esta información, se puede establecer una mejor relación con los contratistas, lo que hará que todo el proceso se desarrolle sin problemas.

Para empezar, es vital conocer el estado actual de la casa en cuanto a diseño, distribución, iluminación y funcionalidad, así como la posición y el estado de las estructuras, como vigas, paredes, suelos, columnas, muros estructurales o de carga, antes de comenzar el proceso de remodelación.

A continuación se detallan las cuatro etapas que deben comprenderse para llevar a cabo un proyecto de remodelación de la vivienda con éxito:

1. Una evaluación preliminar de la viabilidad del proyecto.

2. Diseño y planificación.

3. Contratación de proveedores.

4. Finalización de la obra.


Es fundamental no descuidar ninguno de estos procedimientos para maximizar el rendimiento de la inversión.

¿Qué factores hay que tener en cuenta? La remodelación del hogar es una inversión a largo plazo que requiere una cuidadosa consideración de varios factores:

Una de las bases de la remodelación del hogar es tener claras las prioridades, así que piense en lo que quiere conseguir.

No es lo mismo reformar simplemente un cuarto de baño que hacer una remodelación a fondo, ni es necesario invertir la misma cantidad de dinero en una remodelación tradicional que en una obra en seco que lleve menos tiempo y dinero. Por eso, si queremos cambiar la distribución de la casa, es necesario consultar a un experto, como un arquitecto, para determinar qué materiales y acabados se deben utilizar en cada lugar.

Cuando se trata de remodelar una casa, la paciencia es una virtud que hay que aprender.